TOURADAS NÃO DÃO MAIS AUDIÊNCIA À RTP

O que consta por aí não passa de uma falácia.

As audiências até podem ter aumentado minimamente, mas o que está por trás deste aumento é o seguinte: muitos aficionados já evitam ir às arenas para que ninguém saiba que são SÁDICOS, PSICOPATAS e PAROLOS, e, deste modo, não ficam expostos à estigmatização.

Porque hoje em dia, só os SÁDICOS, os PSICOPATAS e os PAROLOS vão ver touradas ao vivo, e expõem-se ao ridículo, porque lhes falta juízo crítico.

Sentem “orgulho” de ser broncos, e isso já diz muito do atraso mental desta “gente”.

RTP.jpg

O Director de Programas da RTP 1, Daniel Deusdado, disse há dias, em entrevista ao DN, ser sua convicção de que “as touradas representam maus tratos aos animais”. Afirmou ainda que “está fora de questão” aumentar o número de touradas televisionadas e que, “a haver mudanças, será para diminuir o número de transmissões”.

 

Essa diminuição já aconteceu. Agora o próximo passo deveria ser transmissão zero, porque ainda que se diminua as transmissões de três para duas ou uma, seis ou doze Touros serão torturados em direCto para os sádicos, os psicopatas e os parolos que não querem expor-se ao ridículo, nas arenas.

E isto não é serviço público, que deva ser pago com os impostos dos Portugueses. Ponto final.

Apreciamos a posição de Daniel Deusdado, mas não basta.

Cada vez mais este tipo de “diversão” está a ser rejeitado e repudiado pela sociedade que, lentamente (é certo), vai evoluindo e deixando as práticas medievalescas que já não combinam com os festivais de música de Verão, a que milhares de jovens aderem.

Às arenas vão sempre os mesmos e poucos, em excursões pagas pelas autarquias, com dinheiros do povo.

Às que as RTP 1 transmite vão os marialvas, os betinhos e as betinhas e os da casa do pessoal da RTP e respectivas famílias.

Nem as moscas querem lá por os pés.

Ainda bem que assim é.

As touradas só ainda existem, porque o PS, o PSD. o CDS/PP e o PCP, partidos que fomentam políticas de direita e cujos deputados estão ao serviço do poderoso lobby tauromáquico, que enche os bolsos à custa dos impostos que o povo paga com sacrifício, e, portanto, podem “pagar para ter”.

Não fosse esse servilismo rastejante, as medievalescas touradas, que nasceram para entreter uma realeza decadente, na vizinha Espanha, e que os reis Filipes espanhóis implantaram em Portugal com todos os seus defeitos, já não existiriam há muito.

Mas em Portugal há esta mentalidade pobre de copiar o que de mau se faz no estrangeiro, apenas porque é estrangeiro. E os políticos portugueses e administradores disto e mais daquilo, que, vá-se lá saber porquê, adoram ser servis e vergam-se com muita facilidade ao poderio torpe estrangeiro, infantilmente dizem que sim a tudo, como aqueles bonecos que abanam a cabeça sempre para a frente.

Só não dizem que sim aos apelos da Razão, da Lucidez, da Evolução, da Civilização, e isto porque adoram viver no passado, a rastejar na lama.

Há que dizer BASTA a esta vergonhosa situação, que não dignifica a Nação Portuguesa e os Portugueses, que sentem orgulho em ser Portugueses.

Está mais do que na hora de o governo português, liderado por um Partido Socialista de direita, rejeitar esta política a cheirar à monarquia decadente de outrora.

Está mais do que na hora de evoluir, e de caminhar com a espinha dorsal bem erecta à maneira do Homo Sapiens Sapiens.

Isabel A. Ferreira

Fonte: Arco de Almedina

 

Colombia estableció que los animales tienen derechos

La Corte Suprema de Justicia determinó que los animales son seres sintientes y sujetos de derechos.

Colombia estableció que los animales tienen derechos

La decisión sin precedentes va más allá de la calificación de los animales como “seres sintientes” que hizo la Ley de Protección Animal, la 1774 de 2016, para establecer, de una buena vez, que también tiene derechos.

Los animales son sujetos de derechos sintientes no humanos que como tales tiene prerrogativas en su condición de fauna protegida a la salvaguarda por virtud de la biodiversidad y del equilibrio natural de las especies, y especialmente la de naturaleza silvestre. Como tales, deben ser objeto de conservación y protección frente al padecimiento, maltrato y crueldad injustificada”, señaló.

La Corte señala que esta “asignación de derechos” solo puede verse como una extensión de los principios jurídicos de las personas a los seres sintientes en forma proporcional y amplia, sin afectar desarrollos agroindustriales, sin menguar avances médicos y sin desatender la solución de las necesidades alimentarias de los seres humanos.

“Se trata sí, de reconocer y asignar derechos y personería jurídica para determinar epistemológica, ética, política, cultural y jurídicamente la irracional destrucción de nuestro planeta, y de toda la naturaleza que aqueja en forma vergonzante y trágica la generación de nuestro tiempo”, dice el fallo.

La crucial determinación la tomó la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia, al conceder un recurso de habeas corpus en favor de un animal y ordenó la libertad de un oso de anteojos al que llaman ‘Chucho’, que está hace 18 años en el zoológico de Barranquilla, a donde fue trasladado de la reserva Río Blanco de Manizales.

La decisión que da un giro jurisprudencial en materia de protección de los animales aclara que, como seres sintientes, tienen derechos pero no deberes y que quien deben velar por esos derechos es el hombre. En ese sentido, se trata de un cambio trascendental, que no se centra en el debate común sobre el sufrimiento de los animales.

“No se trata de la modificación de una postura jurídica desde una perspectiva exclusivamente biológica o moralista, o desde el dolor con criterio de sensiblería fruslera y trivial porque los animales sufren, sino desde una textura filosófico jurídica diferente y creadora; desde un compromiso existencia radical con la vida del hombre mismo, de las futuras generaciones, de las especies, de la conservación de la naturaleza como lucha individual y colectiva”, dice la determinación.

El fallo, de 36 páginas, señala que se debe cumplir con la ley 1774 de 2016, que cita como estándares mínimos que los animales no sufran de hambre ni sed, que no sufran injustificadamente malestar físico ni dolor, que no les sean provocadas enfermedades por negligencia o descuido, que no sean sometidos a condiciones de miedo ni estrés y que puedan manifestar su comportamiento natural.

No al cautiverio

“Es constitucional y convencionalmente válido, como fuente normativa, abogar por la protección de todos los seres sintientes, incluyendo a los animales, para preservar el medio ambiente como parte de la fauna mundial, al estar integrados en un orden público ecológico nacional y mundial, debiendo rechazarse todo acto de maltrato y cautiverio”, dice el fallo.

La determinación va más allá y señala que todos los animales que estén en cautiverio deben ser readaptados, en forma escalonada, a las condiciones naturales, con ayudas profesionales de veterinaria, zootecnista, biológica, alimentaria y biotecnológica que sea necesaria.

“Para esta Sala es urgente dimensionar las fronteras entre el hombre y la naturaleza, entre lo humano y lo no humano, aniquilando la separación también entre lo cultural y lo natural entre todos los sujetos de derecho. No dar este paso es mantener y concitar la destrucción inmisericorde de nuestro hábitat natural”, dice el histórico fallo.

El oso Chucho

Como los animales son seres sintientes y sujetos de derechos, “son titulares de la prerrogativa a la libertad, así sea a vivir una vida natural y a tener un desarrollo con menor sufrimiento”, dice la Corte.

En ese sentido, aunque el habeas corpus es para los seres humanos, no resulta incompatible con seres sintientes. Así, dice la Corte Suprema, una persona, de ahora en adelante, podrá exigir la protección de la integridad física, cuidado, mantenimiento o reinserción a su hábitat natural.

En el caso concreto, la Sala ordenó a la Fundación Botánica y Zoológica de Barranquilla, la Corporación Autónoma Regional de Caldas, Aguas de Manizales, Parques Nacionales Naturales y el Ministerio de Ambiente que, en 30 días, trasladen al oso de anteojos ‘Chucho’ a una zona que mejor se adecue a su hábitat, “con plenas y dignas condiciones de semicautiverio”, prioritariamente a la Reserva Natural Río Blanco.

Fonte: ANIMANATURALIS

Mais uma vitória vinda de Espanha! Baleares aprueba las corridas de toros sin sangre ni muerte

El Parlamento balear ha aprobado este lunes la proposición de ley que regula las corridas de toros en las islas y que prohíbe la muerte del animal en la plaza. De esta manera, el objetivo de nuestra campaña de Mallorca Sin Sangre se consigue, ya que esta norma prohibirá de facto toda representación taurina en las Islas Baleares.

 Baleares aprueba las corridas de toros sin sangre ni muerte

El Parlamento balear ha aprobado este lunes la proposición de ley impulsada por PSOE, MÉS y Podemos que regula las corridas de toros en las islas y que prohíbe la muerte del animal en la plaza, así como la entrada de menores de 18 años en los festejos taurinos. De esta manera, el objetivo de los cuatro intensos años de nuestra campaña de Mallorca Sin Sangre se consigue, ya que esta norma prohibirá de facto toda representación taurina en las Islas Baleares.

El texto prohíbe a partir de su entrada en vigor la muerte del animal en la plaza, así como el daño físico y psíquico, que serán sancionables con multas de hasta 100.000 euros. Se establecen el capote y la muleta como únicos utensilios a utilizar por los profesionales taurinos, vetándose expresamente el uso de “banderillas, rejones, puyas, estoques o espadas”, entre otros. A partir de ahora, en cada corrida podrán participar un total de tres astados y su intervención será de un máximo de diez minutos. “Una vez transcurrido ese tiempo serán conducidos y retornados a los corrales”, según establece el texto.

Con la nueva normativa, las corridas sólo se podrán celebrar en las plazas de toros permanentes y con ganado que cuente con un mínimo de cuatro años. Los astados tendrán que ser reconocidos previamente por el servicio veterinario y por el presidente de la plaza, que se encargarán de constatar “el bienestar físico y psíquico del animal”. Tanto los astados como los toreros serán sometidos a controles antidopaje antes de participar en la corrida, mientras que los primeros tendrán que pasar un nuevo examen al finalizar el espectáculo para comprobar su estado sanitario. “Los toros serán devueltos a la empresa ganadera que los haya proporcionado después de la inspección veterinaria”, reza el texto.

Baleares también eleva la edad de acceso a las plazas de los 16 años actuales a los 18 y prohíbe la venta y el consumo de alcohol en el recinto, en el que la cartelería tendrá que advertir de que el festejo puede herir la sensibilidad del espectador. Tampoco estará permitido el toreo con caballos, el rejoneo, que queda excluido de los espectáculos taurinos en las islas. Otro de los puntos novedosos de la normativa es que no estarán permitidos los circos con animales salvajes ni los nuevos festejos populares que los incluyan.

Recurso ante el Constitucional

Los partidos que han impulsado la norma -Més, PSOE y Podemos- califican la nueva regulación de “punta de lanza” que abrirá camino a otros parlamentos autonómicos para aprobar leyes similares. La portavoz de la formación morada, Laura Camargo, dice que dentro de las competencias autonómicas y teniendo en cuenta que el Tribunal Constitucional anuló la prohibición de las corridas de toros en Cataluña, los partidos del pacto de gobierno han pulido el texto para “cumplir perfectamente con los límites competenciales del marco autonómico”.

Sin embargo, el grupo parlamentario del PP ha avanzado que el Gobierno central recurrirá previsiblemente en amparo al Constitucional la ley balear nada más entre en vigor. Recuerda el diputado Miquel Jerez que ya se advirtió al Ejecutivo de Armengol que 9 de los 14 artículos de la proposición de ley podían ser inconstitucionales. “Desafiar esto con una ley es desafiar la libertad de los españoles”, ha manifestado el parlamentario, que considera que la ley no es respetuosa “con aquellos que sienten esta disciplina artística como propia”. A la vez, la Abogacía del Estado “estudiará” la ley de toros y, “si estima que es anticonstitucional y vulnera competencias estatales, presentará un recurso ante el TC”, han señalado a Efe fuentes del ministerio de Cultura.

La ley sobre las nuevas corridas de toros no afectará en la práctica a Ibiza, Menorca y Formentera ya que no cuentan con ninguna plaza permanente. En Mallorca son varias las localidades que celebran festejos taurinos, en plazas como las de Palma, Inca, Alcúdia y Muro, entre otras.

¿Es inconstitucional?

Según Luis Hurtado, profesor titular de Derecho del Trabajo en la Universidad de Sevilla y reconocido experto en derecho taurino, “el verdadero debate que subyace en la sentencia es si cada Comunidad podría regular la estructura y secuencia de la corrida, y hacerlo de un modo agresivo, esto es, alterando o suprimiendo sus elementos y convirtiéndola en otra cosa. El Tribunal Constitucional no despeja la cuestión, pero de sus razonamientos se infiere una respuesta negativa”.

A su juicio, la sentencia del Tribunal Constitucional encerraba un par de afirmaciones preocupantes para el futuro de la fiesta. Primero, que las Comunidades Autónomas podían regular “el desarrollo de las representaciones taurinas”; y así lo han hecho cinco de ellas con la promulgación de sus respectivos reglamentos taurinos propios. Lo nuevo, asegura Hurtado, es que esa afirmación “incluyera la posibilidad de dictar reglas autonómicas sobre la estructura, elementos y secuencia del espectáculo”. Y la segunda “afirmación perniciosa es que las Comunidades Autónomas también podrían, en virtud de su título en materia de protección de los animales, decretar medidas para el especial cuidado y atención del toro bravo”.

La nueva ley balear no incurriría en inconstitucionalidad si se tiene en cuenta lo establecido ya por el Tribunal Constitucional al respecto.

Sobre todo porque el Parlament balear no ha prohibido los espectáculos taurinos en las islas, sino que los ha regulado, por cuanto tiene “plenas competencias” para regular los espectáculos con animales, incluidas las corridas de toros, como se deduce de lo establecido por el Constitucional en relación con el recurso del PP contra la ley catalana de corridas de toros.

Por tanto, se puede prohibir el uso de banderillas, puyas y estoques, y establecer cuantos requisitos considere convenientes “para el especial cuidado y atención del toro bravo”. No caben mayores cuidados y atenciones hacia este animal que evitarle los terribles sufrimientos y muerte inherentes a una corrida de toros.